Wishes and Messages

Pronto estaremos juntos mi amor carta

  1. Home
  2. Anniversary Wishes
  3. Pronto estaremos juntos mi amor carta
Pronto estaremos juntos mi amor carta
August 27, 2019 Anniversary Wishes 2 comments

Pronto estaremos juntos te quiero tanto amor el tiempo pasa esperame, volvere piensa en mi siempre asi que el tiempo pasara la carta dice esperame te quiero .

When to is the second element in a phrasal verb, eg set to, heave to, look up the phrasal verb. When to is part of a set combination, eg nice to, to my mind, to all appearances, appeal to, look up the other word.

preposition

1(destination)a

Note: [a] + [el] = [al]

it's 90 kilometres to Limade aquí a Lima hay 90 kilómetros;hay 90 kilómetros a Lima;a letter to his wifeuna carta a su mujer;he fell to the floorcayó al suelo;to go to Paris/Spainir a París/España;to go to Peruir al Perú;to go to school/universityir al colegio/a la Universidad;to go to the doctor'sir al médico

which [church] do you go to?

I liked the exhibition, I went to it twiceme gustó la exposición, fui a verla dos veces

let's go to [John's]we're going to my parents' for Christmas

we're going to John's/my parents' for Christmasvamos a casa de John/mis padres por Navidad

we're going to the cinemashe's gone to the toilethe went to the doorhe came over to where I was standingto go to townto the United States/the West Indiesto the Isle of Man/the Isle of Wightboats to and from Calais

have you ever been to India?¿has estado alguna vez en la India?

flights to Heathrowvuelos a or con destino a Heathrow

the road to Edinburghla carretera de Edimburgo

church

2(towards)hacia

he walked slowly to the doorcaminó despacio hacia la puerta;he turned to mese giró hacia mí

don't stand with your back to usI stood with my back to the fire

move it to the left/rightmuévelo hacia la izquierda/derecha

3(as far as)hasta

from here to Londonde aquí a or hasta Londres;I'll see you to the doorte acompaño hasta la puerta

I was soaked to the [skin]

4(up to)hasta

to count to tencontar hasta diez;it's accurate to (within) a millimetrees exacto hasta el milímetro;to some extenthasta cierto punto;en cierta medida;we are expecting 40 to 50 peopleesperamos entre 40 y 50 personas

to this day

to this day I still don't know what he meantaún hoy no sé lo que quiso decir

eight years ago to the dayhoy hace exactamente ocho años

he didn't stay to the endno se quedó hasta el final

from Monday to Fridayde lunes a viernes

from morning to nightde la mañana a la noche;desde la mañana hasta la noche

funds to the value of ...fondos por valor de ...

decimal

correct to three [decimal places]

5(located at)a

the door is to the left (of the window)la puerta está a la izquierda (de la ventana);the airport is to the west of the cityel aeropuerto está al oeste de la ciudad

to the north rose the Himalayas

6(against)contra

he stood with his back to the wallestaba con la espalda contra la pared;he clasped her to himla estrechó contra sí

at right angles to that

to turn a picture to the wallvolver un cuadro mirando a la pared

7(when telling time)

it's a quarter to threeson las tres menos cuarto;es or falta un cuarto para las tres; (LAm)at eight minutes to tena las diez menos ocho

8(introducing indirect object)a

When translating to + pronoun, look up the pronoun.

to give sth to sbdar algo a algn;I gave it to my friendse lo di a mi amigo;the man I sold it to or(formal) to whom I sold itel hombre a quien se lo vendí;it belongs to meme pertenece (a mí);es mío;they were kind to mefueron amables conmigo;it's new to mees nuevo para mí;what is that to me?¿y a mí qué me importa eso?;"that's strange," I said to myself—es raro —me dije para mis adentros

9(in dedications, greetings)

greetings to all our friends!¡saludos a todos los amigos!;welcome to you all!¡bienvenidos todos!;"to P.R. Lilly"(in book)"para P.R. Lilly";here's to you!¡va por ti!;¡por ti!;a monument to the fallenun monumento a los caídos;un monumento en honor a los caídos

10(in ratios, proportions)por

there were three men to a cellhabía tres hombres por celda

The jail was crowded — in most cases it was three men to a cell

it does 30 miles to the gallonhace 30 millas por galón

how many kms does it do to the litre?

eight apples to the kiloocho manzanas por kilo;there are about five pesos to the dollarson unos cinco pesos por dólar;a scale of 1 centimetre to 1 kilometreuna escala de 1 centímetro por kilómetro;200 people to the square mile200 personas por milla cuadrada;the odds are 8 to 1las probabilidades son de 8 a 1;the odds against it happening are a million to onelas probabilidades de que eso ocurra son una entre un millón;by a majority of 12 to 10por una mayoría de 12 a 10;they won by four goals to twoganaron por cuatro goles a dos

three to the fourththree to the power of four(Mat)tres a la cuarta potencia

11(in comparisons)a

superior to the otherssuperior a los demás;A is to B as C is to DA es a B como C es a D;that's nothing to what is to comeeso no es nada en comparación con lo que está por venir

12(about, concerning)

what do you say to that?¿qué te parece (eso)?;what would you say to a beer?¿te parece que tomemos una cerveza?

that's all there is to ityou just fill in a form and that's all there is to ityou're not going and that's all there is to itwe'll have to sell the house, that's all there is to it

"to repairing pipes: ..."(on bill)"reparación de las cañerías: ..."

`to services rendered: ...'

13(according to)según

to my way of thinkinga mi modo de ver;según mi modo de pensar

to my way of thinking, it's a disgraceful way to treat peopleto all [appearances]he lay there, to all appearances unconsciousTo all appearances, they seemed enthralled by what he was sayingto the [best] of my recollectionto the best of your abilityit was not to his [taste]

14(to the accompaniment of)

we danced to the music of the bandbailamos con la música de la orquesta;they came out to the strains of the national anthemsalieron a los compases del himno nacional;it is sung to the tune of "Tipperary"se canta con la melodía de "Tipperary"

15(of, for)de

the key to the front doorla llave de la puerta principal

wife to Mr Milton

assistant to the managerasistente del gerente;he was a good father to the childrenfue un buen padre para sus hijos;it offers a solution to your problemte ofrece una solución para el problema;we've found the solution to the problemhemos encontrado solución al problema;the British ambassador to Moscowel embajador británico en Moscú;he has been a good friend to usha sido un buen amigo para nosotros

16(with gerund/noun)
to look forward to doing sthtener muchas ganas de hacer algo

I'm looking forward to meeting youlooking forward to hearing from you ...

I'm really looking forward to the holidaysestoy deseando que lleguen las vacaciones

to prefer painting to drawingpreferir pintar a dibujar

to be used to (doing) sthestar acostumbrado a (hacer) algo

he wasn't [used] to driving on the rightdon't worry, I'm used to itto [prefer] sth to sthI prefer chemistry to maths

17(in set expressions)

he was sentenced to [death]

to this enda or con este fin

to this end he proposed that ...

to my enormous shame I did nothingpara gran vergüenza mía, no hice nada

to my great surprisecon gran sorpresa por mi parte;para gran sorpresa mía

particle:infinitive

1(infinitive)

to comevenir;to singcantar;to worktrabajar

2(following another verb)

A preposition may be required with the Spanish infinitive, depending on what precedes it: look up the verb.

she refused to listense negó a escuchar

to start to cryempezar or ponerse a llorar

to try to do sthtratar de hacer algo;intentar hacer algo

to want to do sthquerer hacer algo

I wouldn't want to upset her

(object as subject of following infinitive)
I'd advise you to think this overte aconsejaría que te pensaras bien esto

what would you advise me to do?

he'd like me to give up workle gustaría que dejase de trabajar

we'd prefer him to go to universitypreferiríamos que fuese a la universidad

I want you to do itquiero que lo hagas

they [want] us to move out

I have things to dotengo cosas que hacer;he has a lot to losetiene mucho que perder

they have yet to be punished

there was no one for me to askthere wasn't anyone for me to askno había nadie a quien yo pudiese preguntar

he is not to be trusted

he's not the sort or type to do thatno es de los que hacen eso

that book is still to be writtenese libro está todavía por escribir

now is the time to do itahora es el momento de hacerlo

and who is he to criticize?¿y quién es él para criticar?

there is much to be done

3(purpose, result)para

he did it to help youlo hizo para ayudarte;I have done nothing to deserve thisno he hecho nada para merecer esto;it disappeared, never to be seen againdesapareció para siempre;I arrived to find she had gonecuando llegué me encontré con que se había ido;he came to see youvino a verte;he's gone to get the paperha ido a por el periódico

4(standing in for verb)

The particle [to] is not translated when it stands for the infinitive:

we didn't want to sell it but we had tono queríamos venderlo pero tuvimos que hacerlo or no hubo más remedio;"would you like to come to dinner?" — "I'd love to!"—¿te gustaría venir a cenar? —¡me encantaría!;you may not want to do it but you ought to for the sake of your educationtal vez no quieres hacerlo pero deberías en aras de tu educación

you ought toyou may not want to do it but you ought to for the sake of your education

I don't want tono quiero

I didn't mean to

I forgot tose me olvidó

5(after adjective)

For combinations like [difficult]/[easy]/[foolish]/ [ready]/[slow to] etc, look up the adjective.

it is very expensive to live in Londonresulta muy caro vivir en Londres;it's hard to describe the feelinges difícil describir la sensación;these dogs are hard to controlestos perros son difíciles de controlar

it's expensive to maintainyou'd be foolish to try itis it good to eat?he tried the fruit of this strange tree and found it was good to eatpork is good to eat but a pig is not very discriminating in what it eatsI find that hard to believeshe was ready to gohe's slow to learn

the first/last to goel primero/último en irse

who was the last to see her?

he's young to be a grandfatheres joven para ser abuelo

it's too heavy to liftit's too hot to touchtoo old to play tennishe's a big boy to be still in short trousers

note See culture box in entry easy.

6(in exclamations)

and then to be let down like that!¡y para que luego te decepcionen así!

We were all so looking forward to the trip. And then to be let down like that!

and to think he didn't mean a word of it!¡y pensar que nada de lo que dijo era de verdad!

I believed everything he said. And to think he didn't mean a word of it!

7

to see him now one would never think that ...al verlo or viéndolo ahora nadie creería que ...

adverb

to pull the door totirar de la puerta para cerrarla;cerrar la puerta tirando;to push the door toempujar la puerta para cerrarla;cerrar la puerta empujando

to and fro

Vivir sin tu amor, Pronto estaremos juntos. Te quiero tanto amor. El tiempo pasa esperame. Volvere, Piensa en mi siempre asi. Que el tiempo pasara. La carta.

Testimonios

pronto estaremos juntos mi amor carta

Voy al librero y saco mi libreta de Conflictos, creencias y sueños. Dentro hay dos hojas
sueltas. Cuando las escribí puse un papel carbón debajo y me aseguré de dejar una copia
en la libreta.
Le doy las hojas.
̶ Te escribí una carta. Necesito que la leas con atención y me digas qué opinas.
Asiente. A William no le gusta discutir. Suele condescender con facilidad.
̶ ¿Quieres que la lea ahorita?
̶ No. Después. Cuando estés solo y puedas meditar.
̶ ¿Y cómo te digo lo que opino, si ya te vas?
̶ Te dejo el teléfono del sitio en el que estaré. Y la dirección, por si quieres escribirme

una respuesta.
Asiente. Termina de comer su rebanada de pizza.
̶ ¿Te llevo al aeropuerto?
̶ Sí. Por favor.
Se pone de pie y va por las llaves.

-72-

QUERIDO WILLIAM

El viaje en avión es una pesadilla. Mi hija no deja de moverse, reír, gritar y cantar. Los
pasajeros a mi alrededor están hartos de la niña. Yo no; la tolero con el estoicismo de una
madre que se siente orgullosa de su extensión tempestuosa. Por fortuna durante el
segundo vuelo de conexión, se queda dormida.
Miro el reloj. Falta una hora para que el avión aterrice. Estoy muy cansada. He tenido una
racha de varias semanas en las que no he dormido bien.
Saco mi libreta CCS y busco la copia al carbón de la carta que le escribí a William.
Releo.

Querido William:
Eres un buen hombre. Y yo, modestia aparte, soy una buena mujer. Creo que podríamos
llegar a ser buena pareja, pero hasta el momento no ha sido así.
Estamos juntos porque yo me embaracé. Nuestra unión está motivada por el amor a esa
niña y es casi sacrificial, pero ha llegado el momento en que debemos dejarla a un lado y
pensar en nosotros. En ti y en mí, evaluar si tenemos o no futuro.
Hace mucho tiempo aprendí que en este mundo hay quienes intentan una o varias
relaciones y siempre fracasan (¡con todas i), pero también hay quienes aciertan y triunfan,
no porque hayan sabido elegir perfectamente (pues no existe la elección perfecta) sino
porque hacen las cosas bien desde el principio. ¡En ese sentido, hay formas de hacer bien
las cosas! Hay requisitos que vale la pena revisar.
El primero se llama TENER PREDISPOSICIÓN AL AMOR. Quien tiene ese don, sabe
comprometerse y apostarlo todo por su pareja, piensa en ella, disfruta hacerla sentir bien,
la sorprende con detalles y elogios; la cuida, la procura, la conquista día a día... William
querido: disculpa que te lo diga, pero tú eres demasiado cuadrado y frío para cumplir con
este punto. Aprendiste a ser independiente, a seguir reglamentos y a verlas relaciones


como negocios prácticos. Mi padre era igual a ti, y mi madre era peor. Sin embargo yo estoy
mucho más predispuesta a amar que tú porque alguien en mi pasado me enseñó esa
virtud... No quiero que suene a ultimátum, pero tendrás que aprender a amar de veras y a
perdonarme y a tomarme de la mano como mi socio de por vida, o lo nuestro no va a
prosperar.
Hay un segundo requisito. SABER FUNDIRSE EN PALABRAS. Esto significa usar el buen
idioma; ser claros, abundantes y precisos para comunicarnos. Tú y yo hablamos poco. Ni
siquiera me dices los pormenores de tus viajes de ecoturismo; tengo que sacarte las cosas
preguntando; y casi siempre contestas con monosílabos. Si bromeamos, a veces logramos
conectar y nos reímos. Pero ¿cuándo hemos tenido una charla de verdad profunda?
¿Cuándo me has escrito una carta para abrir tu corazón? William, ¡qué pena decirlo, pero
tampoco cumplimos ese segundo punto!
Hay un tercero. COMPARTIR LA MISMA BRÚJULA. Aquí tenemos algunas coincidencias:
ambos amamos la naturaleza, ambos disfrutamos hacer expediciones (aunque yo no he
podido hacer muchas, por la niña), y a los dos nos encantan los animales. Nada más. El
resto de nuestros valores son distintos. Tú no crees en Dios y yo al menos tengo sed de
creer. Tú no crees en el matrimonio y yo pienso que es una aventura realizable. Tú a duras
penas soportas tener una hija y yo quisiera tener una familia grande. William querido:
nuestras brújulas apuntan a nortes desiguales.
El cuarto y último requisito se llama VIVIR LA PASIÓN DE LOS CUERPOS. Bueno, en eso sí
coincidimos. Si por nosotros fuera, haríamos el amor todos los días. Al menos somos buenos
ejemplares del reino animal.
Perdona que sea tan dura. Sin embargo, estamos en el momento exacto para decidir si
podemos o no continuar viviendo juntos. Por el bien de nuestra hija. Voy a esperar a que
leas esta carta y me contestes... Si no lo haces (por desgracia creo que eso sucederá), te
comunico que no voy a regresar.

-73-

TINA SE LO BUSCÓ

Llegamos a México. Cargo carriola, maleta y niña.
Paso al baño. Me veo al espejo. La racha de insomnios me está cobrando su factura. Tengo
unas enormes ojeras y parezco más delgada que nunca. Me maquillo. Mi pequeña pide
que la maquille también. Le pongo un poco de colorete. Se siente orgullosa del retoque.
Papá me recibe en la sala del aeropuerto. Viene acompañado de Martín.
̶ ¿Él es mi abuelo? —pregunta la niña dirigiéndose al chofer.
̶ No preciosa. Tu abuelo es este señor.
Ella se prende del cuello de mi padre y lo llena de besos. Papá se asombra, sonríe y deja
caer una lágrima al mismo tiempo.
̶ ¡Cómo has crecido, princesa! —le dice a su nieta —. Cuando naciste cabías en una caja

de zapatos.
̶ ¿Dormía en los zapatos?
̶ Claro que no. Dormías en tu cuna. Pero eras muy pequeña.
Papá ahora es dueño de un edifìcio habitacional. Vive con Bertha en el penthouse. A mí me


ha reservado un departamento amueblado del tercer piso.
Después de la cena protocolaria, Bertha se ofrece a cuidar a mi hija para que papá y yo
podamos ir al velorio de Tina. Detesto ese tipo de encerronas luctuosas. Pero se supone
que a eso vine.
Apenas entramos al velatorio me asaltan pensamientos acerbos. Mi prima no debió morir
así. Tampoco mi madre.
Me aparto de papá y voy a un rincón lejos del féretro.
Pienso en la muerte: ese paso decisivo y velado que todos debemos dar... Me pregunto si
Tina seguirá viva, de alguna manera, en otra dimensión. Me pregunto si un Padre amoroso
la habrá recibido en sus brazos ahora... Porque en el mundo, ese Padre nunca la protegió...
Tal vez porque ella no lo permitió.
Recuerdo lo que alguna vez leí en aquel libro sobre la cúpula de Dios: "Sólo con fe en el
Creador de Amor nos ponemos bajo el paraguas de resguardo espiritual, y recibimos
recursos prestados por una fuente poderosa, que nos defiende de ataques visibles o
invisibles". Si eso es verdad, nadie en mi familia ha estado bajo ese paraguas.
Alguien se sienta a mi lado. Escucho su voz. Es un muchacho.
̶ Esto nunca debió suceder...
Volteo. José Carlos. No me sobresalto. Ni siquiera me asombro. Estaba esperándolo.
Siempre sabe cuándo voy a llegar, y siempre me encuentra. Viste traje negro y corbata
roja. Lleva en la solapa el distintivo metálico de una escuela comercial. Con ese atuendo se
ve más formal, pero también más enclenque, más bajo de estatura.
̶ ¿Cómo estás? —lo saludo—, no nos hemos visto desde el congreso.
̶ Sí —me lanza un reproche de entrada—, desde que me dijiste esa lista de groserías...

Aunque, no. Pensándolo bien, la última vez que nos vimos fue cuando te di la segunda
novela que escribí para ti... y también me rechazaste.
Es lógico. Las heridas que le hice no han cicatrizado. Pero yo en realidad no vine al sepelio
de Tina. Vine a hablar con él. A decirle la verdad; a cerrar ese ciclo. ¡Tengo que hacerlo!,
porque en estos últimos años nuestras vidas han tomado rumbos distintos y ahora he sido
yo la que ha vivido como sujeta a una atadura maldita, con una carga que me ha impedido
no sólo volar sino alejarme de él. A veces, cuando hago el amor con William, pienso en José
Carlos. A veces me despierto por las noches y me atormento por el recuerdo de la forma
en que lo ahuyenté: estaba terminando el congreso juvenil; él se acercó a darme un
discurso de clausura que escribió con todo su cariño, para que yo lo leyera en público.
Entonces lo rechacé de tajo. Seguí el consejo de Ariadne. Le dije que estaba harta de él,
que era un acosador, una mosca de panteón, un pésimo escritor, autor de los peores
pasquines; y tuve un acceso muy raro; sentí náuseas; náuseas extremas; una reacción
psicosomática provocada por mis propias palabras. Le revelé con mofa que estaba
embarazada y me asaltó una fuerte arcada; vomité; en el pasillo; junto a él. Fue
vergonzoso. El recuerdo de ese acto me ha quitado el descanso nocturno. Por meses.
Ahora él está aquí. Y no sé cómo comenzar a pedirle perdón... Pero tengo que hacerlo. Me
relajo.
̶ Leí tu segundo libro —le digo—, tienes mucha imaginación.
̶ ¿Qué querías? —me pone un brazo sobre la espalda con un descaro brusco—, los
escritores no siempre podemos apegarnos cien por ciento a la verdad. Nos mueven


impulsos egoístas.
Desconozco sus palabras. Y su tono de voz. Él jamás ha hablado de "impulsos egoístas" ni
se ha atrevido a ponerme un brazo encima de esa forma. Esto está muy raro.
̶ José Carlos, te he extrañado mucho... ¿Cómo has estado?
̶ Bien. Ahora soy discípulo de Mariscal Adalid. Me ha enseñado a no ser emocional o

blando, a sacar el mayor provecho de la vida, a odiar libremente y a defenderme
atacando.
̶ ¿Odiar libremente? —nada tiene sentido—. Eso es contrario a ti.
̶ El odio reprimido produce enfermedades... Y muerte... como le pasó a tu prima...
No puede ser... ¿Cómo le sucedió esto a José Carlos?
̶ Mírame a los ojos —le digo.
̶ ¿Para qué?
̶ Hazlo.
̶ Ya.
̶ ¿Qué ves?
̶ Dos iris azules.
No puede mantenerme la mirada.
Ahora lo observo yo. Algo ha cambiado. Ya no tiene la transparencia de un joven idealista
movido por sueños de amor. Parece haberse contaminado de superficialidad. Parece
incluso ocultar hechos vergonzosos que le impiden mirar de frente.
Se escucha el llanto de alguien en el velatorio. Éste es un lugar de recogimiento y reflexión;
los sentimientos dolorosos se mueven como el vapor tenebroso que se desprende en
verano de los lagos septentrionales. Siento ganas de llorar... El José Carlos que yo conozco
no soportaría verme sufrir sin decirme palabras afectuosas. Así que lo pruebo. Me acurruco
en su pecho y sollozo; un poco en verdad y otro poco fingiendo.
̶ Tranquilízate —frota mi cabeza—, Tina se lo buscó. Siempre anduvo en sitios
peligrosos.
¿Dijo "se lo buscó"?
̶ ¡Pero eso no justifica lo que le hicieron!
̶ No, ¡por supuesto! El mundo es una porquería.
Definitivamente lo es. Puede acabar con la pureza de las personas más nobles.
̶ José Carlos —me separo; ardo en deseos de gritarle "¿qué rayos te pasó? ¡Eras un árbol
con raíces fuertes!"—, gracias por venir...
̶ La verdad, Lorennita, no conozco a nadie aquí... Vine sólo a consolarte —me acaricia el
brazo. Siento su tacto rasposo. Patético.
Ya no me dice Sheccid. Ni quiero que lo haga.
Se ha vuelto duro. Su rostro es distinto. Ya no tiene la ingenuidad ni la inocencia que
detecté aquella vez, cuando nos quedamos solos en las oficinas del congreso y
correteamos con las brochas de pintura. En aquella ocasión, me acarició el brazo con
dulzura y yo adiviné con profunda certeza que no había tenido relaciones sexuales, que
había estado en espera de su princesa anhelada. Ahora es distinto. Su mirada parece la de
un hombre que sabe abrirse paso en el laberinto de los cuerpos, y seducir. Perdió su
esencia, incluso su fuerza espiritual. ¿Es eso posible?
Aunque no hace falta corroborarlo, en un rapto de masoquismo, le digo algunas mentiras


y le hago insinuaciones absurdas con el único fin de verlo envilecerse en sus respuestas.
̶ Necesitaba tu consuelo... amigo —musito—. Tuve a mi bebé. Pero mi novio me

rechazó. Y regresé a buscarte. Vivo sola con mi hija en un departamento. Te invito a
visitarme. Para que conozcas a la niña —le doy mi teléfono y dirección—. Ve a verme.
Estaremos solos y podrías quedarte conmigo a pasar la noche.
Repentinamente (¡ahora sil), los ojos le brillan como a los machos que persiguen hembras
en celo. No está decepcionado de mí por lo que acabo de decirle. No le interesa mi
probidad moral. No ha descifrado mis mentiras. Es incapaz de leerme la mente como
antaño. He dejado de interesarle.
Echa un vistazo a mi cuerpo y dice que claro, por supuesto, me buscará.
Se va y me quedo temblando.
Entonces me acerco al féretro de Tina y lloro de verdad.

-74-

PERO A MÍ SI ME GUSTAN LAS RELIGIONES

Busco a Ariadne.
Los siguientes días me dedico a visitar sitios turísticos de la ciudad con ella. Volvemos a ser
buenas amigas. Revivimos los mejores momentos y evitamos hablar de
José Carlos. Sólo tocamos el tema una vez. Y coincidimos en que él ha cambiado. Le sucedió
algo. Ariadne me informa que al parecer, se dedicó a viajar con el equipo nacional de
ciclismo y en vez de enfocarse en el deporte, practicó con sus compañeros el viejo
pasatiempo de tenorio de seducir mujeres. Al parecer, acabó enredado en un juego
enajenante que lo desvió de sus creencias.
Me encanta ver a Ariadne feliz. Al menos en apariencia. Su novio es fornido, alto y
musculoso. Más guapo que Kalimán y que William. Lo malo es que las mujeres lo admiran
y él se deja admirar. Lo bueno es que le da su lugar a Ariadne y que le encantan los niños.
Mi hija lo adopta como transporte oficial. Pide a gritos subirse a su cuello y andar en su
espalda, de caballito.
En una semana, Ariadne, su novio, mi hija y yo visitamos varios lugares. En algunas
ocasiones se nos unen papá, Bertha y Joaquín. Mi hermano se ha dedicado a su propio
negocio de motocicletas Harley y sigue teniendo apariencia de renegado. Con ellos vamos
a Xochimilco, a Coyoacán, a Chapultepec, al Zócalo, a varios museos y a las pirámides de
Teotihuacán.
Pero yo estoy ansiosa, incompleta, preocupada.
Todos los días procuro regresar temprano al departamento.
Sé que William puede llamarme para darme su respuesta a la carta que le escribí. Y temo
que no sea favorable. Lo más seguro es que lo nuestro termine. Tengo el presentimiento
amargo de que él no podrá comprender mis exigencias.
Al fin, una noche, recibo la llamada.
Aprieto el auricular con fuerza.
̶ Hola, Lorenna —su voz se nota cautelosa.
̶ Hola, William.
Hablo de pie, dando pasos laterales con nerviosismo.


̶ ¿Cómo está la niña?
̶ Bien. Se acaba de dormir.
̶ ¿Y tú?, cómo estás.
̶ Expectante... no he podido dejar de pensar en ti. En lo que vas a decirme.
̶ Ah, pues todavía no sé lo que voy a decirte.
Soplo con tristeza.
̶ ¿De verdad?
̶ Antes necesito saber algo.
̶ Dime.
̶ ¿Ya pasó lo de tu prima?
̶ Sí, fue muy doloroso.
̶ Ah, ¿y lo de tus amigos? ¿Los viste? ¿Arreglaste lo que tenías pendiente con ellos?
̶ ¿A qué te refieres?
̶ ¿Cerraste el ciclo?
̶ ¿Eh?
̶ Lorenna, tú dices que yo me comunico poco contigo y no sé lo que piensas, pero estás

equivocada. Te conozco muy bien. Siempre he sabido que tienes un viejo amor en
México... Me dices en tu carta que yo no cumplo con los cuatro requisitos para que
nuestra relación prospere. Pero tú tampoco los has cumplido. No te has entregado a
mí completamente. Los fantasmas de tu pasado siempre se interponen entre los dos.
Por eso te pregunto si ya cerraste tus asuntos pendientes.
No lo puedo creer. Ahora es William quien parece descifrarme. El hallazgo me llena de una
alegría explosiva.
̶ Sí, William. Ya los arreglé.
̶ ¿Para siempre?
̶ Para siempre.
Hace una larga pausa; sé que está a punto de decirme algo importante. Tomo asiento.
̶ Entonces, déjame leerte lo que te escribí. Dame unos segundos —escucho que
manipula un papel—, yo no soy bueno para decir las cosas por este medio —
comienza—, pero lo hago porque quiero dejarlas grabadas en piedra —su lectura es
lenta—. Dices que estamos juntos porque te embarazaste. No es así. Estamos juntos
porque nos queremos, porque los dos sabemos que tenemos futuro, juntos. Y me
gustaría hablarte de ese futuro. Yo no soy muy cariñoso. Es cierto. Pero puedo
aprender, si me enseñas. Tengo ganas de amar; predisposición, como tú dices. Me
gusta verte feliz y trataré de hacer muchas cosas para que lo seas. Dices que soy muy
frío y cuadrado, pero por ti puedo ser más caliente y más redondo. No sé si eso tenga
sentido. Voy a aprender a amarte como a ti te gusta y voy a perdonarte porque a veces
me fuiste infiel con el pensamiento. También voy a tratar de comunicarme con detalles;
te prometo que hablaré más y hasta te escribiré cartas de vez en cuando. Respecto a
eso de la brújula, tendremos que platicar, pero estás equivocada al pensar que no creo
en Dios. Sólo que no me gustan las religiones. ¿Por qué piensas que trabajo en lo que
trabajo? Porque encuentro a Dios en la naturaleza, y hablo con Él a veces... también
quiero tener una familia grande. Sólo que me asusta nuestra hija. Todavía no hemos
podido domesticarla. Por último, tú lo dijiste, si por nosotros fuera, haríamos el amor


todos los días... y ya llevo varios de abstinencia... Lorenna querida. Hice la carta más
larga que pude, pero en realidad, sólo deseaba decirte una cosa y podía haberlo hecho
en un renglón. Quiero que te cases conmigo.
Tardo en reaccionar. Tengo un nudo en la garganta.
̶ No puedo creer lo que acabas de decirme.
̶ ¿Está mal?
̶ No, William. Está bien.
̶ ¿Te casarás conmigo?
̶ ¡Por supuesto!... Pero a mí sí me gustan las religiones. Y quiero una boda con vestido
blanco y largo para que nuestra hija me levante el velo.
̶ Escoge la Iglesia que quieras.
̶ Mañana voy para allá.


CUARTA PARTE

VEINTISIETE AÑOS
DESPUÉS

2014


-75-

LATE DESLACTOSADO

José Carlos entra al Starbucks y pide un té. No le gusta el café de esa franquicia.
Lee un mensaje en su celular.
Lorenna viene retrasada. Según dijo, llegará en diecisiete minutos.
Han vuelto a citarse. En el mismo lugar.
Treinta años atrás, en ese predio se encontraba la nevería en la que Lorenna Deghemteri
y él compraron un helado de chocolate para compartir.
Sube al segundo piso y elige una mesita del balcón. Mira hacia la calle. Hay un
embotellamiento de tránsito colosal. ¿Quién lo hubiera pensado? Antaño, esa avenida
estaba siempre despejada.
Las películas de ficción de los años ochenta pronosticaron que en la segunda década del
siglo veintiuno los autos volarían. Pero se equivocaron, ¡Los autos no sólo no vuelan sino
que ahora tienen que "descansar" en los garajes alternadamente por el programa "Hoy no
circula", que el gobierno ha implementado para evitar niveles letales de contaminación!
Hubo pocos avances en el transporte. Por otro lado, nadie imaginó que en el futuro todas
las personas tendrían un dispositivo móvil que sería a la vez teléfono, televisión, radio,
discoteca, radar, localizador, enciclopedia, cámara, biblioteca, cine, correo, telégrafo,
agenda, centro de juegos, máquina de escribir, calculadora, banco, calendario y robot para
platicar.
José Carlos le da un pequeño sorbo al té, mira el reloj. Ella llegará en seis minutos. Tiene
mucha curiosidad de volver a verla.
Deja la mesa apartada con su bebida y va al baño. Está un poco nervioso. Alisa su cabello
frente al espejo. Tiene cuarenta y nueve años; sus patillas se han vuelto grises por las canas,
pero él se mantiene en buena forma. Nunca ha dejado de ejercitarse, ni de escribir. Eso le
da vitalidad. Mantiene la teoría de que, aunque el cuerpo dé señales de decadencia, la
mente sana no envejece jamás.
Sale del baño y camina de vuelta hacia la mesa del balcón.
Entonces la ve. Acababa de llegar.
Lorenna Deghemteri está junto la escalera, mirando para todos lados. No la llama de
inmediato. Se da el gusto de contemplarla a lo lejos. Es una mujer grácil. También de
cuarenta y nueve años, pero aparenta diez menos. Trae el cabello corto, castaño oscuro
con mechones teñidos de rubio. Usa pantalones negros brillantes y una blusa roja de corte
jovial.
Ella lo identifica.
En su época de estudiantes los amigos se saludaban de mano; nunca de beso. Así que
cuando están frente a frente, él sólo le tiende la mano; ella reconoce el gesto y
corresponde igual.
̶ Hola.
Toman asiento.
̶ Disculpa la tardanza —Lorenna trae consigo una especie de valija diplomática—, había

mucho tráfico. Mi auto no circuló. Tuve que tomar un uber.
̶ Está bien. ¿Te traigo un café?


̶ Late, deslactosado.
José Carlos va al mostrador. Ella al baño. Tal vez también necesita acicalarse el pelo.
Se han localizado por Internet. Ahora es fácil encontrar a las personas. Años atrás, cuando
ella desapareció, él la buscó por cielo, mar y tierra sin éxito; entonces una persona podía
esfumarse con el simple hecho de subirse a un avión. Ahora, tomar un avión es como tomar
un taxi y nadie en el planeta puede desaparecer.
Vuelve a la mesa.
Ella ya está esperándolo.

-76-

PENSÉ QUE TE HABÍAS “IDO”

Ninguno sabe cómo empezar la charla. El encuentro es incómodo para ambos.
̶ ¿Dónde vives? —pregunta José Carlos optando por lo obvio.
̶ En Salt Lake City. La empresa de mi esposo ha crecido mucho. Es la principal

manejadora de ecoturismo en Utah.
̶ ¿Y qué haces en México?
̶ También paso largas temporadas aquí, ayudándole a mi padre. Imagínate. Ya tiene

ochenta y tres años.
José Carlos pisa el terreno con cuidado.
̶ ¿Y tus hijos? ¿También te echan la mano en los negocios?
̶ Claro. Aunque dos de ellos todavía están estudiando.
̶ ¿Cuántos tienes?
̶ Cuatro. Sólo una mujer. La mayor.
Él se asombra.
̶ ¡Cuatro hijos! ¿En Utah no venden píldoras anticonceptivas?
̶ Venden, pero mi esposo no se las quiere tomar.
̶ ¿Y tu hija mayor, cómo se llama?
Lorenna parpadea. Ella sabía que él lo sabría...
̶ Sheccid —dice con voz baja—. Se llama Sheccid.
̶ Qué curioso —no es una coincidencia—. Mi primogénita también se llama Sheccid.
Lorenna abre la tapa de su vaso y le agrega endulzante al café.
̶ He tratado de investigar el origen de ese nombre —mueve el líquido con el agitador—

, y no he encontrado referencias etimológicas. Todo lo que hay en Internet tiene que
ver con lo que tú has escrito.
José Carlos le brinda un aire casual a la respuesta.
̶ Sheccid es la princesa que inspira a un prisionero a escapar del calabozo y a sobresalir
para poder conquistarla. Eso significa.
̶ ¿Según quién?
̶ Mi abuelo me contó ese cuento, aunque el nombre de su princesa era otro. Ni siquiera
lo recuerdo.
̶ O sea... —replantea—. No me digas que... —hace una pausa para enfatizar la
pregunta—, ¿tú inventaste el nombre de Sheccid?
̶ Los escritores creamos personajes integralmente —le da un sorbo a su infusión—,


¿Cuántas mujeres en el mundo se llaman Olivia, Miranda, Celia o Jessica? Miles, ¿no es
así? ¡Pues Shakespeare inventó esos nombres para sus obras de teatro! Vanessa
también es un nombre inventado por Swift en su libro Los viajes de Gulliver y Wendy
fue inventado por J. M. Barrie ni más ni menos que para el libro de Peter Pan,
Ella levanta las cejas asombrada; decide tomar el hallazgo con filosofía.
̶ Al menos nuestras hijas serán las primeras mujeres del mundo que se llamarán Sheccid.
Después de ellas tal vez habrá miles.
̶ Ojalá. Eso significará que los dos libros serán muy populares.
̶ Los tres.
̶ ¿Cómo?
̶ Te falta escribir un tercero. La historia de Sheccid, desde el punto de vista de ella —
abre su valija y saca varios cuadernos viejos; los pone sobre la mesa—. ¿Sabes qué es
esto?
̶ Ni idea.
̶ Son mis libretas personales de Conflictos, creencias y sueños. En ellas está relatada mi
juventud...
̶ No entiendo, Lorenna... ¿También escribías este tipo de libretas?
̶ Así es. Tú me enseñaste.
̶ ¿Cómo?
Ella vuelve a agacharse y extrae del velís otro fajo antiguo con un centenar de hojas
reconstruidas. Las cuartillas están escritas a máquina, perforadas, pegadas con cinta
adhesiva, y sujetas por un broche de metal.
José Carlos toma el fólder entre sus manos; lo hojea.
̶ ¡Es increíble! ¿Por qué tienes esto?
̶ Dejaste esta carpeta en el taller literario. Cuando te fuiste, los estudiantes se mofaron
de ti, rompieron tus escritos y los tiraron a la basura. Ariadne los recuperó, los
reconstruyó y luego me los dio... He leído estas hojas más de cincuenta veces. Algunas
me las sé de memoria.
José Carlos hace el mentón hacia delante con incredulidad.
̶ ¿De veras?
Lorenna recita:
̶ Me volveré un poeto hasta la muerte. Estoy dispuesto a todo por cuidarte, protegerte,
atenderte, conquistarte; defenderte, servirte, acompañarte.
Un hálito de melancolía los cerca.
Él la mira de frente, con esa mirada diáfana y directa que traspasa sus barreras y la descifra.
No hablan. Sólo se observan a los ojos con ternura y casi sin parpadear. Ella se siente niña
de nuevo y él quiere acariciarle la mano, pero no se atreve.
̶ Eres tú...—musita Lorenna.
̶ Claro que soy yo.
̶ Durante veintisiete años he estado preocupada por ti... Pensé que te habías "ido".
̶ ¿De qué hablas?
̶ Aquella vez que te vi en el velorio de mi prima, llegaste dizque a consolarme, pero eras
otro, tenías la mirada vacía; como perdida. Ya no eras el José Carlos que yo conocía...
te habías "ido".


̶ ¿Y dices que ya volví?
̶ Sí... ¿Qué sucedió, amigo? En aquella ocasión yo quise cerrar el ciclo y hacer las paces

contigo. Pero no pude, porque tú fuiste a verme, pero no estabas ahí.
José Carlos se separa de la mesa y mira hacia otro lado. Se siente repentinamente
afrentado por la metáfora de idas y venidas.
̶ Sigues siendo un poco cínica, ¿verdad, Lorenna?
Ella también se separa de la mesa poniéndose a la defensiva.
̶ ¿Por qué me dices eso?
̶ No te hagas la inocente. Sabes muy bien lo que pasó en el congreso. Fuiste grosera. Me

insultaste. Me atravesaste con una daga. Por segunda vez. Y en esa ocasión no te
confundí con Justine. ¡Eras tú! La de siempre. La que toda la vida se la pasó jugando a
seducirme y a rechazarme, a elogiarme y a escupirme... ¿Cómo querías que me
presentara ante ti después de todo eso? i Claro que estaba "¡do"! Y, la verdad, no tenía
esperanzas de "volver"...
Lorenna carraspea y oculta su rostro tomando café. Luego baja la mano y se da cuenta de
que ha llegado la hora de la verdad...

-77-

ERAS MI SHECCID, EN VERSIÓN MASCULINA

̶ José Carlos —comienza a hablar—, tú no sabes todo por lo que yo pasé —se aclara la
garganta; no quiere sonar como Inmolada, así que hace un esfuerzo para articular
bien—. Por eso te traje mis libretas personales —pone una mano sobre ellas—,
necesitas leerlas. Tú te enamoraste de mí sin conocerme a fondo; a veces creo que me
convertí para ti en un capricho; en la compulsión de un trastorno obsesivo. Me amaste
a niveles ilógicos, y luego, por supuesto, como no me conocías bien ni sabías nada de
mi vida privada, te decepcioné en grado extremo.

José Carlos se acerca de nuevo a la mesa.
Ella ha captado su atención.
̶ Continúa. Quiero conocerte ahora.
̶ Tendrás que leer esto. Sólo puedo anticiparte que cuando me embaracé, no supe

manejar las cosas... yo quería que dejaras de amarme.
̶ Y lo lograste.
̶ Pero el problema iba más allá. También yo quería dejar de amarte...
̶ ¿Cómo?
̶ Estaba loca por ti, José Carlos. Eras mi Sheccid, en versión masculina.
̶ ¿De qué hablas?
̶ Me inspirabas, te admiraba, me ayudabas a ser mejor, por amor.
̶ ¿Y por qué nunca me lo dijiste?
̶ No podía decírtelo. Estaba embarazada.
̶ ¡Te hubiera comprendido!
̶ ¿Y qué sentido tenía que me comprendieras? No podías hacer nada. Cualquier solución

a mi problema hubiera sido injusta para ti.
̶ ¿Injusta para mí? ¿Según quién, Lorenna? ¿Con qué derecho me ocultaste las cosas?


¿Para protegerme? ¡Proteger a otro ocultándole la verdad es arrogancia pura!
Lorenna asiente. Agacha la cara. Su padre ejerció esa arrogancia con ella. Le negó el
conocimiento de las cosas para mantenerla a salvo.
̶ ¿Qué puedo decirte, amigo? Tienes razón...
̶ ¡Tú y yo pudimos salir de ese callejón con más dignidad! ¿Por qué me insultaste?

Pudimos haber estado de acuerdo en las decisiones. Al menos pudimos habernos
despedido con el respeto y el amor que siempre nos tuvimos...
Las facciones de Lorenna han sido cruzadas por un rayo de quebranto. Opta por abrir todas
sus cartas.
̶ Ariadne me aconsejó que te arrancara la ilusión de tajo.
̶ ¿Ariadne? Ella no podía ser tu mejor consejera.
̶ Lo sé. Era parcial. Así que también le pregunté a Mariscal Adalid. Y él me dijo lo mismo:
"El amor al prójimo es un engaño. El que ofrece la otra mejilla es un cobarde. Sólo te
necesitas a ti misma. Acaba con tus dependencias enfermizas. Rompe las ataduras de
tu adolescencia y vuela libre a la adultez". Mariscal era gran orador. Tenía una sabiduría
radical. Siempre decía algo que nos ayudaba a vivir mejor.
̶ ¿A vivir mejor? —susurra José Carlos—. Qué estupidez. ¡Mariscal era un imbécil de
convicciones negras y prácticas promiscuas! Se paraba frente a multitudes y las hacía
gritar "¡somos triunfadores!" pero yo lo sorprendí teniendo relaciones sexuales con la
jefa de edecanes.
̶ ¿Estás hablando en serio?
̶ Por supuesto. Él era casado, con dos hijos. Cuando le pregunté por su familia me dijo:
"No soy esclavo de mis hijos; no daría la vida por ellos, ni me permito sufrir a causa de
ellos; mi esposa y yo no estamos lastrados por romanticismo inútil, vivimos juntos
porque a los dos nos conviene". Lorenna, al motivador que te quiera enseñar a vivir,
cuestiónalo siempre sobre sus resultados familiares, personales y secretos.
̶ ¿En qué momento conociste tan bien a Mariscal?
̶ Cuando tú me diste la espalda y regresaste a Estados Unidos con tu novio, él se acercó
a mí, me dijo que era cooch ontològico y me ofreció sus servicios motivacionales. Yo
necesitaba desesperadamente recibir asesoría. Mariscal me nombró su discípulo. ¡Y me
dio una interpretación de los hechos muy distinta! ¿Sabes lo que me dijo?: "Has sido
un ingenuo, encerrado en tu mundo de poesía, pero ¡ya es hora de que despiertes! No
dejes que las mujeres te vuelvan a hacer como trapo y te vomiten encima. ¿Quieres
serviste como el típico gusano pendejete, o estás dispuesto a salir del hoyo en que te
encuentras? Entonces deja de pensar en princesas y vuélvete un guerrero. Atrévete a
devolver golpe por golpe, desprecio por desprecio, ruina por ruina, ¡y devuélvelos con
interés del ciento por ciento!".
̶ ¿De verdad eso te dijo?
̶ ¿Lo dudas?
̶ ¡Para nada! Los dos sufrimos su influencia nociva disfrazada de superación personal.
̶ Exacto... —José Carlos se ha vuelto un experto del tema; también da conferencias y no
soporta el engaño de otros conferencistas; así que agrega—: Hay muchos oradores que
sugieren al público soluciones contrarias al amor. Hace poco fui a la puesta en escena
de un tipo idéntico a Mariscal Adalid, también se puso un seudónimo rimbombante; lo


escuché despepitar un monólogo sobre la importancia de ¡a vivir!, arriesgarse, ser
valiente (muy loable), ¡pero en un debate posterior insultó a una jovencita que lo
cuestionó! El tipo, megalómano y majadero, dejó entrever que su verdadero mensaje
de "superación" estaba movido por una soberbia narcisista. Dijo con sorna que Dios no
existe, que las personas somos sólo animales y debemos vivir con intensidad mientras
podamos. ¡Y la gente en el teatro le aplaudió!; las masas se dejan llevar por filosofías
destructivas vestidas de optimismo. Y es muy peligroso. A mí me pasó. Después del
congreso me separé de mi casa, seduje a varias chicas; las usé para adquirir experiencia
sexual, fingí amor, y busqué salirme con la mía, aunque hiciera daño a los demás.
Lorenna dice que sí moviendo la cabeza, pero no sonríe.
̶ A eso me refería, José Carlos... Cuando murió Justina y me fuiste a "consolar" al
velatorio, estabas viviendo esa etapa.
̶ Así es... y quería vengarme de ti...
̶ ¿Por qué no lo hiciste?
Él no responde de inmediato; enciende su teléfono y busca una fotografía.
̶ Por esto —se la muestra.
̶ ¿Es tu esposa?
̶ Sí.
Una mujer de ojos claros, entre azules y verdes, con mirada diáfana mira a la cámara que
tomó esa foto.
̶ Pronto cumpliremos treinta años de casados.

-78-

NO SE LO PERMITIRÍA A NADIE MÁS

̶ ¡Treinta años! Parecen muchos —dijo Lorenna.
̶ Sí, caray, ¡pero se van demasiado rápido!
̶ ¿Cómo fue que tu esposa evitó que te vengaras de mí?
̶ Fácil —guarda su teléfono y explica con intensidad—. Me cambió la programación

mental.
̶ No entiendo.
̶ Por todo lo que te expliqué, yo estaba programado para "un tipo" de superación

personal ególatra, de adoración a uno mismo. Cuando la conocí a ella me puse muy
nervioso; sentí que en su rostro había un brillo espiritual extraño. Entonces hice cosas
contradictorias: le abrí mi corazón, le di a leer mi libro, pero también le expliqué mi
credo hedonista de ¡a vivir! e insistí en convencerla de que se acostara conmigo.
Entonces ella me invitó a un congreso diferente, donde el mensaje central era el amor,
el perdón y la reconciliación con el Creador. Tú sabes... yo siempre he tenido sed de
Dios... Y cuando lo busqué desde el fondo de mi ser, tuve un choque ideológico que me
dejó noqueado. Hallé evidencia de su presencia, lloré como niño durante horas...
Espiritualmente morí y volví a nacer. Soy testigo de que eso puede suceder. Así cambió
mí programación mental y encontré el verdadero amor.
Lorenna asiente y esta vez sonríe. El relato de José Carlos le ha hecho sentir paz. La paz de
comprender, muchos años después de acontecimientos incomprensibles, que para


quienes tienen sed de Dios, todo se acomoda favorablemente.
Se atreve a decir:
̶ Amigo, hay una duda que siempre me ha martirizado.
̶ Dime.
̶ ¿Tú has sido feliz al lado de tu esposa?
̶ Sí.
̶ ¿Y hubieras sido feliz a mi lado?
̶ Sí, sin duda.
̶ ¿Y si te hubieras casado con otra mujer diferente a tu esposa o a mí, también hubieras

sido feliz?
̶ Yo creo que sí. No es tan difícil construir una buena relación de pareja; sólo se requiere

que las dos personas...
̶ Espera, espera —ella le arrebata la palabra—. Me lo sé de memoria: que las dos tengan

predisposición al amor, sepan fundirse en palabras, compartan la misma brújula y vivan
la pasión de los cuerpos...
José Carlos refleja una mueca brillante.
̶ ¿Dónde aprendiste eso?
̶ ¿Dónde crees? —recita otro texto combinándolo con sus propias reflexiones—: Creo
que entre los siete mil millones de seres humanos en este planeta, hay más de uno con
quien podríamos hacer buena pareja, Tal vez cientos o miles, pero debemos escoger...
Y renunciar a las demás personas con la confianza de que cada una cumple su misión
en nuestras vidas. Así, todas las relaciones del pasado tuvieron un propósito: los viejos
amores; los que sucedieron; los que no sucedieron; los que terminaron mal; los que ni
siquiera empezaron —se interrumpe un instante para limpiarse las lágrimas que han
enrojecido sus párpados—. José Carlos, tu amor me sostuvo en los momentos más
críticos y tus escritos me ayudaron a sanar. Cumpliste un propósito muy grande en mi
vida. Y de alguna forma yo cumplí otro en la tuya... Fuimos pareja sin serlo. Y eso está
bien.
Él la mira de frente otra vez, irradiando un amor sublime y contenido. Han encontrado una
explicación racional a su triste historia de amor. Y así deben dejarla. Aunque en el fondo
de su ser hay algo que quiere rebelarse, que no está conforme con la racionalidad.
José Carlos recita en su mente un resumen del cuento de hadas, sin dejar de observarla.

Princesa: yo no te tuve, porque no te tuve. Las circunstancias me hicieron no tenerte. ¡A mí
nadie me dio a escoger! No se me presentaron las opciones para que yo eligiera rechazarte.
Simplemente, no te tuve, ni tú pudiste tenerme. Y estando lejos, fuimos felices para
siempre.


̶ ¿Escribirás el libro? —pregunta ella empujando sus libretas un poco para que él las
tenga en su poder.

̶ Claro... —hojea algunas—. Lo haré en primera persona. Tú serás la protagonista. Pero
no te aseguro que la historia sea cien por ciento real. Soy escritor... Mis personajes
toman vida propia y se mueven a su antojo. A veces me sorprenden. No sé escribir
biografías exactas.

̶ Ya lo sé —Lorenna hace una mueca de complicidad—. Puede ser que acabes
escribiendo escenas que ni tú mismo reconozcas... como pasó en tus dos primeros
libros.

̶ ¿Tendrías problema con eso?
̶ Ninguno; siempre que conserves la esencia.
̶ Lorenna, mírame... —ella lo hace poniendo las manos sobre la mesa para evitar que le

tiemblen—, la esencia está en tus ojos... Y no se puede perder.
Se conectan.
Piensan lo mismo, al mismo tiempo.

Quiero tocarte. Tocarte con mis manos y palabras.
Tocarte cada noche. Cada mañana. Cada día.

Cargarte y rescatarte del dragón que te custodia.

̶ ¿Y por qué no me tocas? —pregunta ella...
̶ ¿Cómo adivinaste lo que estaba pensando?
Se encoge de hombros.
̶ Ya ves...
Él quiere acercar su mano y rozarle el dorso de la palma muy despacio.
̶ Me muero de ganas. Por eso no lo hago.
Hace falta la fusión de los cuerpos para engrandecer las almas.
El toque mágico que convierte el sueño de amor en realidad es el que brindan los besos y
caricias.
̶ Es tarde —dice ella mirando el reloj.
̶ Sí.
Se ponen de pie. Ellos jamás se besaron de verdad. Nunca se tocaron con sensualidad. Y
así se han engrandecido mutuamente. Así han cumplido su misión.
̶ Adiós, José Carlos...
̶ Adiós... —detiene la frase y pregunta—: ¿puedo decirte Sheccid?
̶ No se lo permitiría a nadie más.
̶ Adiós, Sheccid.
Ella echa una mirada rápida a la boca de él. Él se da cuenta. Ambos recuerdan aquel primer
Impulso que tuvieron de besarse; habían ido a comprar un libro. Ella estaba a punto de
bajar del autobús. El chofer gritó; "¿Nadie baja?". Y ella se fue. Y no se besaron.
Lorenna toma su velís vacío. Da la vuelta y comienza a alejarse. Él quiere detenerla por el
brazo. Pero se queda quieto.
Ésa es su historia. Y está bien. No puede ser de otra forma.
Ella comienza a bajar los escalones de lámina.


De pronto se detiene y gira. Ella le dice:
̶ Nunca me preguntaste si yo he sido feliz.
Se miran. Ambos luchan contra las lágrimas contenidas.
̶ Tienes razón, perdóname... —apenas puede completar—: ¿Eres feliz?
̶ Durante un tiempo no lo fui, pero gracias a ti, a lo que me enseñaste, a lo que me

inspiraste, también encontré a mí Sheccid... Y también me casé con él y también vamos
a cumplir treinta años juntos. Sí, José Carlos. Soy muy feliz...
Él asiente. La voz se le ha cerrado. Aprieta las manos para ayudarse a decir con palabras
entrecortadas:
̶ Me alegra mucho.
Es verdad. Y es increíble la forma en que el amor puede inspirar y doler al mismo tiempo,
causar dicha y tristeza a la vez.
Ella se da la vuelta otra vez y acaba de bajar las escaleras.
Él vuelve a la mesa.
Se queda contemplando hacia el balcón. Ella va caminando.
Él observa desaparecer su silueta por entre los enormes árboles del bulevar.
Nunca más vuelve a verla.


Esta obra se terminó de imprimir en julio de 2016
en los talleres de Litogràfica Ingramex, S.A. de C.V.
Centeno 162-1, Col. Granjas Esmeralda, México D.F. C.P. 09810

ESD le-85-2-M-10-07~16


wonder why i love you like i do
Requesting authorization letter sample
persuasive letter layout
What is the meaning of quotation marks
message for goodbye card
Appropriate tone in writing
thank you for purchasing template
How to response to a resignation letter

Volveré (Tornero) Lyrics

pronto estaremos juntos mi amor carta

"Adiós mi amor," poema de Cung Tram Tuong y recitado por la Maestra Suprema Ching Hai

"Farewell My Love," poem by Cung Tram Tuong and recited by Supreme Master Ching Hai

Adiós Tony, adiós mi amor.

It's That, goodbye.

Other results

Regresaremos pronto, adiós, mi amor.

We come back soon. Goodbye, my love.

así que adiós mi verdadero amor porque cuando vuelva, estaremos juntos...

So fare thee well My own true love ~ For when I return, united we will be...

Fue un largo adiós con mi amor. estaba convencido de que la espera no apagaría su amor.

It was long goodbye with my true love. I was in the conviction that she'll wait for me.

¡Abuelo, tata! #Adiós mamá Carlota, adiós mi viejo amor.

Grandfather, Pops! Goodbye mama Carlota, goodbye my old love.

adiós, mi amor. la enfermera dice que no debo cansarme escribiendo demasiado, pero te escribiré una carta mas larga muy pronto.

Goodbye, my darling... nurse said I mustn't tie myself by writing so much but I'll write a longer letter very soon

Decir adiós a mi primer amor... entonces me aseguraré de conocer a mi segundo o tercer amor, ¿verdad?

Saying goodbye to my first love, Then I'll be sure to meet my second or third love, right?

¡Feliz cumpleaños, mi amor, crecer juntos es una experiencia maravillosa! “ Esta noche no estaremos juntos amor mio, espero que te llegue a tiempo este mensaje de alguien que siempre piensa en ti y te adora profundamente”. . FELIZ DESCANSO, MI AMOR (CARTA DE AMOR) Hola mi cielo, feliz Que muy pronto.

Valerievna Viktoriya

pronto estaremos juntos mi amor carta

Immigrate2US.net > General Discussions > General Discussions > Hubby made me cry last night!!


PDA

View Full Version : Hubby made me cry last night!!



I was on the internet with my hubby last night and he sends me a beautiful email with all of these really sweet things. That was a really nice email. He had never expressed his feelings that way. Not on paper!!!!!! (well technically not in paper huh?) But you know what I mean. And then he dedicated this song in Spanish. I had never heard it. But it brought me to tears… the song is Ven tu and its by el guero y su banda. Ohh!!! I remember the song and it brings me to tears.


mymexicanman

02-27-2009, 07:24 PM

aaaaaaaaaaawwwwww

at east it was good tears right .....


That is so sweet, dear! It's those little things that will get you guys through this trials!


So when my hubby started seeing I had began to cry he was just all serious and you would just see his tears rolling down his cheeks and that made me cry even more.
Edit:
yes mymexicanman it was good tears!


escobedomaricela

02-27-2009, 07:41 PM

Awww how sweet! I know what you mean about the song though. I couldnt listen to any love songs without breaking down into tears when my hubby was away. La ke mas me llegaba es una ke dice "hoy veo ya el tren partir y tu triste mirar.... un ano no es un siglo y yo volvere" aw mann, that song still brings tears to my eyes.... He wasnt gone a year, but we did leave on the train and just what it says makes me cry to this day just remembering the time we spent apart. For Valentine's me dedico la de Gracias por tu Amor - Pesado

No te busquè,
apareciste un dìa de la nada
y te bastò tan solo una mirada,
para meterte aquì en mi corazòn.

No te busquè,
llegaste un dìa yo no te esperaba
y poco a poco fuiste entrando en mi alma
y fuì perdiendo por ti la razòn.

Me enamorè,
jamàs creì que volveria a hacerlo
y con mirarte me siento en el cielo,
te has convertido ya en mi religiòn.

Gracias por tu amor,
como pagarte lo que haces conmigo,
me das la fuerza cuando estoy vencido,
eres el centro de mi corazòn..

Gracias por tu amor,
eres un angel que bajò del cielo,
eres mi vida lo que mas deseo,
eres la viva imagen del amor...


Isn't it wonderful how music can cause so many feelings to just float right back up to the surface!!


Tulip

02-27-2009, 07:45 PM

that is sweet


what song is that? the one of the tren??? quien la canta?
Edit:
thats a nice song by pesado I just heard it the other day and its really nice


escobedomaricela

02-27-2009, 07:56 PM

La del tren is called "Volvere" originally by Los Caminantes I think or Los Bukis or one of them, but now la canta K-Paz de la Sierra, these are the lyrics:

Aun puedo ver el tren partir
Y tu triste mirar
Esconde aquellas lagrimas
Volvere
Como podre vivir
Un ano sin to amor
La carta dise esperame
El tiempo pasasara
Un ano no es un siglo y yo
Volvere,

O que dificil es
Vivir sin tu amor,

Pronto estaremos juntos
Te quiero tanto amor
El tiempo pasa esperame
Volvere,
Piensa en mi siempre asi
Que el tiempo pasara
La carta dice esperame
Te quiero tanto amor
Un ano no es un siglo y yo
Volvere,

Piensa en mi siempre asi
Que el tiempo pasara



what song is that? the one of the tren??? quien la canta?
Edit:
thats a nice song by pesado I just heard it the other day and its really nice


Ohhh thats a nice song tooo at least the lyrics lol


Mar!posa

02-27-2009, 08:05 PM

How sweet!!!


That is so sweet, dear! It's those little things that will get you guys through this trials!

We deffinitly will get through this!!!
Edit:
I'm trying to get the video and paste it here so you guys can hear the song but I have no luck.


tapia06

02-28-2009, 12:46 AM

Awwww that's so sweet =)


aprilstorm

02-28-2009, 12:59 AM

That is wonderful!!!!


Here are the lyrics of the song:

(It hasn't been a yr. but it sure feels like eternity) :(

Un año pasa sin besarte
sin verte amor, sin abrazarte
yo se que tu sientes lo mismo
pero estoy cansado de no estar contigo

Cuando me llamas al telefono
logro fingir que estoy contento
pero inmediatamente cuelgo
y una tristeza inmensa invade mi cuerpo

Ya estoy cansado del te quiero
de los mil te amo que me envias en carta
ven dimelo cara a cara
que por papel no siento nada...

Ven tu y alargame la vida
ven tu y curame esta herida
ven tu que por fotografias no puedo tocarte
y mucho menos darte amor

Ven tu porque a nadie se adora
chateando en la computadora
ven tu que no es lo mismo hablarte
que tocar tu cuerpo y sentir tu calor

Ven tu y asesina la duda
de no volver a verte nunca
ven tu mi amor
ven por favor

Ya no puedo ver pasar el tiempo
y cada vez tu estas tan lejos
privandome de tu mirada
y de ver tu cuerpo tendido en mi cama

Ya estoy cansado del te quiero
de los mil te amo que envias en carta
ven dimelo cara a cara
que por papel no siento nada

Ven tu y alargame la vida
ven tu y curame esta herida
ven tu que por fotografias no puedo tocarte
y mucho menos darte amor...

Ven tu porque a nadie se adora
chateando en la computadora
ven tu que no es lo mismo hablarte
que tocar tu cuerpo y sentir tu calor

Ven tu y asesina la duda
de no volver a verte nunca
ven tu mi amor
ven por favor


borriqua

03-10-2009, 02:05 AM

I was on the internet with my hubby last night and he sends me a beautiful email with all of these really sweet things. That was a really nice email. He had never expressed his feelings that way. Not on paper!!!!!! (well technically not in paper huh?) But you know what I mean. And then he dedicated this song in Spanish. I had never heard it. But it brought me to tears… the song is Ven tu and its by el guero y su banda. Ohh!!! I remember the song and it brings me to tears.

amiga i love that song as well ...that was so sweet of him to do...its normal and tipical of man especialy hispanics to express there emotions so when you do get one is wow i love him even more ...i trasure it even more..


I know it was really sweet!


Murillo79

03-10-2009, 02:43 AM

How sweet!!!

That reminds me of a month ago when I thought hubby forgot my birthday and he made me a ring and picture when he was in jail, the phones were broke for almost 2 weeks!

Your husband is so sweet to do that!


Jenalo

03-10-2009, 02:45 AM

awwww how sweet! isnt it great when they do things like that


hopeful21

03-10-2009, 02:45 AM

Aman...I really hope that you and your husband are reunited soon. You've been so patient :)


How sweet!!!

That reminds me of a month ago when I thought hubby forgot my birthday and he made me a ring and picture when he was in jail, the phones were broke for almost 2 weeks!

Your husband is so sweet to do that!

That must have been like torture not speaking to hubby for over 2 weeks. I go nuts if I go a day without talking to him. (You can tell my phone bills are really expensive LOL but its totally worth every penny)

That was a wonderful thought from him.
Edit:
Jenalo your baby is so cute!
Edit:
Hopeful thanks, I know everyday that goes by is a day closer to the day I will see him again.!


noweekowee

03-10-2009, 05:24 AM

he is a sweetheart! good tears...good tears;)!:thumbup:---->for him!


-kowee


ricapapa

03-10-2009, 05:24 PM

Here are the lyrics of the song:

(It hasn't been a yr. but it sure feels like eternity) :(

Un año pasa sin besarte
sin verte amor, sin abrazarte
yo se que tu sientes lo mismo
pero estoy cansado de no estar contigo

Cuando me llamas al telefono
logro fingir que estoy contento
pero inmediatamente cuelgo
y una tristeza inmensa invade mi cuerpo

Ya estoy cansado del te quiero
de los mil te amo que me envias en carta
ven dimelo cara a cara
que por papel no siento nada...

Ven tu y alargame la vida
ven tu y curame esta herida
ven tu que por fotografias no puedo tocarte
y mucho menos darte amor

Ven tu porque a nadie se adora
chateando en la computadora
ven tu que no es lo mismo hablarte
que tocar tu cuerpo y sentir tu calor

Ven tu y asesina la duda
de no volver a verte nunca
ven tu mi amor
ven por favor

Ya no puedo ver pasar el tiempo
y cada vez tu estas tan lejos
privandome de tu mirada
y de ver tu cuerpo tendido en mi cama

Ya estoy cansado del te quiero
de los mil te amo que envias en carta
ven dimelo cara a cara
que por papel no siento nada

Ven tu y alargame la vida
ven tu y curame esta herida
ven tu que por fotografias no puedo tocarte
y mucho menos darte amor...

Ven tu porque a nadie se adora
chateando en la computadora
ven tu que no es lo mismo hablarte
que tocar tu cuerpo y sentir tu calor

Ven tu y asesina la duda
de no volver a verte nunca
ven tu mi amor
ven por favor

OMG!!How sings this song I am crying right now at work because what this song says.the other day my husband called and left me a msg. on my voicemail for me to listen to a song that he found for me and when I heard it I started to cry (remember I am a big baby)


Theresa

03-10-2009, 09:57 PM

omg how sweet now im gonna cry ......


OMG!!How sings this song I am crying right now at work because what this song says.the other day my husband called and left me a msg. on my voicemail for me to listen to a song that he found for me and when I heard it I started to cry (remember I am a big baby)

ricapapa- el guero y su banda sing this song. Which song did your hubby leave in the message??


Powered by vBulletin® Version 4.2.3 Copyright © 2019 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.

SHECCID CUANDO EL AMOR DUELE (Voy al librero y saco mi libreta de Conflictos, creencias y ).

pronto estaremos juntos mi amor carta
Written by Brasho
Write a comment